Neurinomas

Causas

Los neurinomas son tumores benignos que se originan de unas células denominadas células de Schwann, que forman la cubierta de los nervios y por eso a estos tumores también se les denomina schwannomas. Estos tumores tienen un crecimiento lento, causando con frecuencia síntomas relacionados con la compresión del nervio del que se originan.

 Se pueden originar de forma espontánea, sin que el paciente tenga ningún factor de riesgo para su aparición, en unas pocas familias, se pueden asociar a alteraciones genéticas, siendo muy frecuentes en una enfermedad denominada Neurofibromatosis.

Los síntomas suelen aparecer de forma sutil y lentamente progresiva en relación con la compresión del nervio del que se originan y de las estructuras que se encuentran alrededor.

La localización más frecuente de estos tumores es el nervio vestibular/auditivo (VIII par craneal), se denominan también neurinomas o schwannomas del acústico, dentro del cráneo son mucho más raros son los que nacen en el nervio trigémino (V par),  facial (VII par craneal) o glosofaríngeo (IX par). También pueden aparecer en las raíces nerviosas que salen de la médula, y aparecer en columna cervical, dorsal, o lumbar.

Los neurinomas del acústico causan siempre pérdida de audición, también causan tinnitus (zumbido en el oído).

Posteriormente, a medida que el tumor aumenta de tamaño pueden dar lugar a mareo, inestabilidad, cefalea, dificultad para tragar, hormigueo o debilidad por la cara y en algunos casos nauseas y vómitos.

 

Los neurinomas que se originaron del nervio trigémino (V par craneal) causan pérdida de sensibilidad o dolor en un lado de la cara como primer síntoma. Los neurinomas que se originan del nervio glosofaríngeo (IX para craneal) causan dificultad para la deglución como primer síntomas. Los del nervio favial (VII) para son una causa rara de parálisis facial.

 

Los neurinomas que se originan de raíces nerviosas que surgen de la médula pueden producir dolores irradiados a las extremidades que recuerdan a los síntomas de una hernia fiscal intervertebral. También pueden comprimir la propia médula, dando alteración de la sensibilidad o movilidad de ambas piernas.

El diagnóstico se realiza con un TAC Craneal o una Resonancia Magnética (RM) y con frecuencia la RM con contraste permite un diagnóstico preciso de la lesión, con lo cual decidir el tratamiento a seguir, aunque para confirmarlo habría que hacer una biopsia o resección tumoral.

 La imagen más frecuente es una lesión bien delimitada y homogénea, extraaxial, es decir, situada por fuera del tejido cerebral propiamente dicha. También pueden aparecer como lesiones quísticas, y muy raramente  hemorrágicas.

Dependiendo del tamaño, la localización, los síntomas y la edad del paciente se pueden proponer distintas opciones. Al tratarse de lesiones benignas de lento crecimiento, es  muy importante planificar el mejor tratamiento que se adecúe a las necesidades de cada paciente. Si la lesión crece y se hace grande puede producir muchas lesiones neurológicas, con afectación muy

 

 

grande de la calidad de vida, incluso la muerte, por lo que debe tratarse antes, sin embargo, en muchos casos son tumores que crecen muy muy despacio, incluso a lo largo de décadas, y el tratamiento también conlleva un riesgo de afectar a la calidad de vida. Por eso, para pacientes mayores con lesiones pequeñas el planteamiento es muy distinto que para pacientes jóvenes con tumores grandes.

Las posibilidades cuando se diagnostica un caso son tres: solo vigilancia, realizando resonancias periódicas, para determinar si crece y a que velocidad, tratamiento con microcirugía para extirpar el tumor, o tratamiento con radiocirugía, un sistema en el que se administra una alta dosis de radiación muy delimitada en el tumor.

La cirugía puede ser curativa, y resolver definitivamente el problema cuando se consigue una extirpación completa de la lesión. Hay que entender que existe un riesgo de lesión de los nervios de los que nace el tumor. El riesgo es mayor cuanto más grande es el tumor, la audición de ese lado se pierde en un porcentaje alto de casos, hay un riesgo de que se dañe el nervio facial, y un riesgo mucho más bajo para los demás nervios.

La técnica quirúrgica y el equipamiento del quirófano son muy importantes para conseguir  las resecciones tumores completas, con el menor riesgo de lesiones neurológicas. Mediante microcirugía mínimamente invasiva se consigue que la recuperación sea más rápida, se minimizan las complicaciones, y disminuyen las molestias.

La cirugía está especialmente indicada en  lesiones de gran tamaño que producen síntomas, y en los pacientes más jóvenes, si a pesar de ser asintomático se demuestra crecimiento en resonancia. Raramente, en tumores de gran tamaño se puede realizar más de un abordaje quirúrgico.

La radiocirugía es una alternativa en la que el tumor no se extirpa, se le administra una dosis de radiación en una sola sesión, y solo al tumor. La ventaja es que no hay herida, ni cicatriz, los riesgos de lesión de nervios son bajos, aunque no nulos, el principal inconveniente es que el tumor sigue estando, suele dejar de crecer, pero no desaparece, hay que vigilar durante muchos años. Los resultados de esta técnica son excelentes, especialmente cuando se hace con la tecnología más sofisticada, como es el Gammaknife, y en tumores pequeños. Cuanto más grande es el tumor, mayor es el riesgo de que vuelva a crecer en el futuro, o de que haya complicaciones.

 

Por las diferentes características de cirugía y radiocirugía, una buena opción para minimizar riesgos y controlar el crecimiento en tumores grandes, es operar primero, extirpando la mayor parte del tumor, dejando los restos pequeños más pegados a los nervios, y tratar estos con Gammaknife después.

 

En cualquier caso, es esencial que el tratamiento sea personalizado, adaptado al caso concreto de cada paciente, y que el paciente entienda las opciones y pueda elegir entre ellas. En el hospital Ruber internacional, disponemos de un quirófano con el mejor equipamiento, y la única unidad de Gammaknife de España, lo que nos permite ofrecer lo mejor de las dos opciones.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies